Archivo | enero, 2011
27 Ene

Nada más cierto.

No es posible curar heridas con gritos.Consolar con desapego. Apoyar sin abrazos. Dejar de llorar sin labios que te acaricien ni hombros que te sostengan. Ni sentir que te quieren sin que nadie te lo diga. Ni tranquilizar con silencios helados. Ni ayudar alejándose. Ni amar con rencor.

Aunque quizás sea exágerado, un beso no lo cura todo. Algunas heridas requieren cientos de ellos para cicatrizar.

 

Anuncios

El cajón de los repuestos.

20 Ene

La persona con más corazón que conozco  necesita un higado nuevo, asimismo al que le sobra cerebro ( también corazón, no puedo negarlo) no le vendría mal un estómago que le ayudara a tragar, literal y metafóricamente, las cosas que la vida nos pone delante.

Para quien más me cuida tendría que encontrar un pancreas que le permita endulzarse la vida cuando se pone amarga, bastante tiene con acribillarnos el alma para además tener uno que acribillarse la piel.

Por el contrario, conozco a alguien que necesita un corazón, pero no sé si merece la pena, hasta dudo  que supiera qué hacer con él cuando la ira le ciega y le hace arremeter contra quien dice querer.

Yo, por último, creía que necesitaba un hombro, hasta que abrí los ojos y dejé de mirar solo en una dirección. Me dí cuenta de que tengo muchos.