Archivo | julio, 2013

LA CULPA ES VUESTRA

29 Jul

Imagen

Si, vosotros, los pajarracos y los capullos, los que ahora mirais para otro lado en el mayor ejercicio de taparse culos que ha visto la democracia.

La culpa es vuestra, porque si hay miles de españoles defraudando a Hacienda es porque se escudan en que más habeis robado vosotros. Y tienen razon. Pudisteis educar generaciones enteras en el ejercicio responsable de la ciudadanía, pero no, triunfó la picaresca. Y ahora nos encontramos persiguiendo a escamoteadores de impuestos, bajas médicas falsas, invalideces de palo y estafas similares. Porque no hicisteis el trabajo para el que habiais sido elegidos. Os dedicasteis, sin pudor ni verguenza a esquilmar vuestro/nuestro pais. A desmantelar aquello que funcionaba, rapiñando de aqui y allá y colocando a vuestros amigos en aquellos puestos en los que robar era más fácil, desde luego no en los que más habia que trabajar.

La culpa es vuestra, porque junto con las familias teníais la responsabilidad de educar, enseñando y dando ejemplo. Y respecto a lo primero, convertisteis los medios de comunicacion en palestra de zorruelas y gañanes, de pateadores de pelotas anencéfalos y rubias cuya cabeza mide menos que sus tetas. Y trasformasteis una educacion ejemplar, sin ordenadores y sin soplapolleces, pero de la que saliamos sabiendo, en vuestra peculiar plataforma de los Reinos de Taifás. Divide y venceras. Y lo hicisteis con saña.

La culpa es vuestra porque, de un bien común que era el país, creasteis un pastel y os lanzasteis a devorarlo con vuestros amigos los banqueros. Desmantelasteis, sin pudor, estructuras, servicios y recursos que funcionaban, la Sanidad para empezar. Y os lanzasteis a devorar los restos. Como hienas. Mientras la gente, abobada por el soma de la televisión y el futbol, babeaba sin ver el alcance de vuestras tropelías, ciegos sociales, masa inane.

Ojalá pronto, los pocos que quedamos para darnos cuenta de hasta que punto la culpa es vuestra seamos de capaces de mover una revolución que os siente en el banquillo. Y se os juzgue. Pero no por los robos, los engaños o las mentiras si no por haber faltado a vuestra responsabilidad para con nosotros, los que os pusimos ahí.

Si es que van provocando.

13 Jul

-Señoría, yo sé que usted lo entiende. Cuando le vi acercarse con esos ojos vidriosos y esas manos desmadejadas, supe lo que quería. Y se lo dí.

-Se me fue un poquito la mano, lo sé, pero ya sabe que a éstos les gusta la marcha. Si no ¿que hacía a esas horas solo en mi calle? Además, había bebido, se le notaba. Y ya se sabe, que cuando beben……

-Seguramente usted piensa lo mismo, a ver….un tío joven, sólo, borracho, por la noche, mirándome…- ya sé que sólo estaba yo en la calle y que qué iba a mirar señor fiscal

-Pues que mirara al suelo ¡ Estos solo quieren una cosa. Lo sabe todo el mundo.

– ¿Que no debí partirle los dientes de un puñetazo? ¿Ni abrirle la cabeza con el bote de laca? ¿Ni apuntar con la puntera del zapato al escroto? Pero si iba pidiendo guerra a gritos ¡¡¡

Si la culpa es suya . Si es que van provocando.